En el mercado tenemos una gran variedad en champús matizadores, algunos tienen tonos azules y otros son violetas.  Los cabellos rubios naturales o teñidos, con mechas, decolorados o con canas con el paso del tiempo, los lavados, el sol, incluso el agua hace que vaya cogiendo esos tonos amarillos o naranjas tan feos que no nos gustan nada. Además, este tipo de champús también suelen dar una luminosidad increíble a nuestro cabello. Hay marcas que se deben usar una vez por semana por que resecan mucho o tiene una carga muy fuerte de pigmento dando pie eso ultimo a que el cabello coja tonalidad azul. Luego hay marcas que por su formulación más suave se puede usar en cada lavado eso si siempre en el segundo champú, dejándolo actuar de 3 a 5 minutos para luego aclarar abundantemente con agua tirando a tibia.

Parece que estos champús sirven para lo mismo y casi es así pero cada color de champú tiene un uso importante que queremos explicaros concretamente a continuación.

El champú de color azul esta más indicado a eliminar los pigmentos de color amarillos y naranjas con lo cual es más potente que el de color morado que solo elimina los pigmentos de color amarillo.

Si os gusta ese color rubio especialmente claro, entonces tu champú adecuado es el de tonalidad azulada.  Si lo que queréis es eliminar el amarillo intenso, te vale el morado. Pero con cualquiera de las 2 opciones los cabellos rubios, mechados o canosos tanto la tonalidad azul como la tonalidad violeta, será una decisión acertada para que tu cabello quede espectacular.

Producto agregado a la lista de deseos
Producto añadido al comparador

Ley 34/2002 nos obliga a avisarte que usamos cookies propias y de terceros con objetivos estadísticos y de inicio de sesión. Nuestra política de cookies es majísima y no trata de captar información de otro carácter que no para el habitual de cualquier web. Si continúas navegando aceptas esta política. Si no te parece bien, puedes salir de nuestra web. Pincha este enlace para conocer los detalles. Esperamos que este mensaje no te vuelva a saltar